lunes, 16 de febrero de 2009

Lámina 21 de Catherwood

__Hola, buenos días y buen comienzo de semana.
__En este post vamos a continuar con la serie de ilustraciones que Frederick Catherwood realizó durante su viaje por México y Centroamérica junto con John L. Sthephens a mediados del siglo XIX.
__Podéis encontrar las 25 imágenes y sus textos correspondientes en español y en inglés en la página exhibición online Drawings from the past. La ilustración en esta ocasión es la siguiente:
_

Lámina 21: Las Monjas, Chichén Itzá
:
__"Chichén Itzá, que es donde se encuentra este edificio, es actualmente uno de los sitios arqueológicos Maya más visitados. Miles de turistas viajan para ver las ruinas restauradas, que según la literatura turística han sido complementadas y mejoradas con un espectáculo de sonido y luces, y placas explicativas en español, inglés y Maya.
__La imagen de Catherwood de Las Monjas, aislada en este desierto cubierto de maleza, evoca un lugar y un tiempo demasiado lejanos a las experiencias turísticas del siglo XXI. Su ojo ávido para el detalle arquitectónico logra representar una fachada prodigiosa. Catherwood logra precisar los detalles en las máscaras de las deidades Maya, la ornamentación con volutas y aun las plumas del tocado de la figura que aparece sentada sobre la entrada. Mediante el uso de sombras y las líneas agudas, revela la manera en que los mayas yuxtaponían talladuras de relieve superficial con elementos que sobresalían completamente de la superficie del edificio (evidente sobre todo en los bordes del lado izquierdo del edificio y sobre la entrada principal.). El resultado, una obra arquitectónica maravillosa.
__La escena capturada por Catherwood en este grabado efectivamente corresponde a mediados del siglo XIX—lo cual deducimos por el tipo de vestimenta que llevan los mayas. Sin embargo la postura holgazana de estos habitantes sugiere una carencia de prisa. La escena no muestra de forma alguna la ansiedad que agobiaba a Catherwood por lo limitado del tiempo con que contaba para trabajar en Chichén Itzá. En la realidad, el tiempo era sumamente valioso y Las Monjas no era un paraje aislado (a su alrededor se encuentran muchas otras estructuras, bien conocidas por los habitantes locales, y que de seguro Catherwood y Stephens pudieron advertir.); sin embargo, esta perspectiva idílica de Las Monjas nos invita a imaginar un sitio mágico, en un tiempo sin prisa. Aunque la realidad de Catherwood y de los mayas haya sido otra, esta fantasía aun logra capturar nuestra imaginación"
.
_
*_*_*_*_*_*_*
_
Plate 21: Las Monjas, Chichén-Itzá (on stone, by G. Moore)
_
__"Today Chichén Itzá, where this structure stands, is the most heavily visited of all Maya archaeological sites. Thousands of visitors travel to see the restored ruins, now enhanced (as guide books often say) with a sound-and-light show and explanatory plaques in Spanish, English and Maya.
__Catherwood’s view of Las Monjas, isolated in its scrubby desert setting, evokes a moment in time and a place far from 21st-century tourist experiences. His keen eye for architectural detail depicts a wondrous façade. Catherwood has defined the mask-like faces of Maya deities, scroll-work and even the plumes of a headdress on the figure seated above the doorway. Through shadow and sharp lines, he reveals how the Maya juxtaposed shallow relief carving with elements that extend fully from the surface of the building (seen especially at the edge of the right side of the building and over the main entry). The result is a marvelous architectural feat.
__The moment Catherwood captures in this print is certainly of the mid-19th century—a point we sense from the dress of the Maya. Yet their lounging postures suggest no urgency. And the scene betrays nothing of Catherwood’s anxiety about the limited time he had to work at Chichén Itzá. In reality, time did matter, and Las Monjas was no solitary site. Nearby stand many more structures, which local Maya certainly knew (and Catherwood saw with Stephens). Nevertheless this idyllic perspective on Las Monjas invites us to imagine a magical place, in a time where no one hurries. While this was not the lived reality of Catherwood or the Maya, it is a fantasy that still stirs our imagination".